EL LIDER QUE ABRIGA, UTILIZA EL MODELO SCARF

LIDER con bufandaUn líder efectivo sabe que existen cinco aspectos fundamentales a la hora de abrigar, motivar y mejorar  el desempeño de las personas: estatus, certeza, autonomía, relaciones y justicia. El acrónimo del modelo SCARF proviene del inglés: Status, Certainty, Autonomy, Relationships, Fairness.

¿Qué implica cada uno de estos componentes del modelo SCARF?

STATUS / ESTATUS: es la percepción que tiene cada persona de dónde está en su relación con su entorno.

CERTAINTY / CERTEZA: es la seguridad que tenemos cuando sabemos qué va a pasar y qué podemos esperar. Por eso, es de vital importancia una comunicación transparente y clara, acompañada de una gestión responsable de las expectativas de nuestros colaboradores.

AUTONOMY / AUTONOMÍA: es la percepción de que tenemos capacidad de decisión y de que se delega en nosotros buena parte de nuestros cometidos diarios. Sin ella, nuestros niveles de estrés se disparan y se anula nuestra capacidad de pensar.

RELATIONSHIPS / RELACIONES: son la base de la generación de “oxitocina”, que es la hormona del apego, del vínculo, del trabajo en equipo y de la pertenencia.

FAIRNESS / JUSTICIA: es el motor que genera la activación de los circuitos cerebrales de la recompensa porque pone en marcha la confianza y la colaboración entre los miembros de la organización.

SCARF  Es un hecho probado por los últimos avances en neurociencia, que nuestro cerebro responde a situaciones de amenaza de forma negativa bien alejándose, bien bloqueándose lo que genera falta de implicación. Por el contrario, ante situaciones en las que considera que existirá una recompensa,  nuestra mente se comporta de forma positiva activándose, aumentando su proactividad, eficiencia y productividad. Por ello, el líder inteligente sabe que la receta maestra pasa por interactuar con su equipo respondiendo a los cinco componentes que forman el modelo SCARF.

Los líderes del siglo XXI  responden al modelo SCARF, por lo que proporcionan seguridad encaminando sus fuerzas a reducir el impacto de las amenazas en sus organizaciones, estatus dando feedback constructivo a sus colaboradores, autonomía proporcionando a sus trabajadores opciones entre las que elegir, relaciones tomándose tiempo para comprender a las personas y escucharlas con atención y justicia estableciendo las mismas reglas para todos. Estos líderes saben que sin estas claves, sus trabajadores no van a poder desempeñar sus funciones de forma excelente.

Un líder exitoso que utilice el modelo SCARF, en definitiva estará impulsando y poniéndose al servicio del talento del capital humano de su organización.

Suscríbete a nuestros posts


La felicidad es una cuestión de actitud y entrenamiento

Train your brain to get happy 51lsuz2jwPL._AA240_SH20_OU01_La felicidad comienza a nivel celular, y nuestro cerebro genera nuevas neuronas cada día. Eso significa que, literalmente, podemos programar nuestro cerebro para la felicidad, si sabemos cómo.

Las últimas investigaciones neurocientíficas demuestran que se puede entrenar al cerebro mediante un simple programa.

La felicidad, en seis pasos

  • Aprender a distinguir las respuestas “huir o luchar” que crean  ansiedad.
  •  Enfocar la atención de tu materia gris en el bienestar emocional.
  • Realizar actividades que inunden tu cerebro de dopamina y serotonina, que son dos de los “químicos de la felicidad” más potentes.
  • Satisfacer el hambre de tu cerebro a través de la dieta y el  ejercicio.
  • Mejorar tu nutrición con las vitaminas y los suplementos adecuados.
  • Entrenar a tu cerebro para construir nuevos caminos hacia la  serenidad.

Éstas  son las claves que ayudan a alegrar a nuestras neuronas. Podemos entrenar a nuestro cerebro para que sea más feliz proporcionando a nuestras células grises diversión, optimismo y serenidad.

(Extraído del libro Train Your Brain to Get Happy: The Simple Program That Primes Your Grey Cells for Joy, Optimism, and Serenity”, escrito por la neurocientífica Teresa Aubele y el sicólogo Stan Wenck).
Suscríbete a nuestros posts


El líder que genera apego. El nuevo descubrimiento de la neurociencia

En este post vamos a hablar sobre los beneficios de mostrar a las personas afecto, cariño y apego.


PORTADA-LIBRO-SPB0201729-MAXHace unos días, las dos componentes de Coaching Factory asistimos a una ponencia de Carlos Herreros de las Cuevas, organizada por Norgara, en la que se relacionaban los últimos avances en neurociencia con la figura del líder en las organizaciones.

Carlos Herreros es Experto en Neurociencia aplicada al Management. Desde hace varios años estudia la Neurociencia aplicada a las organizaciones, al pensamiento estratégico y al desarrollo de personas y de las relaciones interpersonales.

Actualmente está investigando cómo las organizaciones y el pensamiento estratégico pueden beneficiarse del “apego”, la necesidad más primaria de nuestro cerebro individual y social.

Es autor de diversos libros. El último se titula “Neuromanagement” (2012. Editorial LID).

A continuación recogemos algunos de los flashes más impactantes que recibimos a lo largo de su amena ponencia.

En el mundo animal, el líder se queda con la mejor parte de los recursos pero siempre cuida  de que le llegue algo a todos y cada uno de los miembros de su manada. Cuando esto no sucede, el grupo castiga al líder y lo sustituye en un breve espacio de tiempo.

En las organizaciones, cada vez es más frecuente encontrar líderes no vinculados con las necesidades de las personas que trabajan en ella. Esto sucede porque la estructura de las mismas es cada vez más grande, compleja y descentralizada. En este “caldo de cultivo”, el grupo no tiene la cohesión necesaria para aplicar el castigo o medida correctiva sobre el “líder depredador”, dando lugar a situaciones abusivas que rompen el vínculo de apego de los trabajadores con la empresa. Con este panorama, no se asegura la sostenibilidad ni la estabilidad de las organizaciones y mucho menos un buen clima laboral, emocional y productivo en el interior de las mismas.

Los trabajadores son presa del “cortisol”, que es la hormona del stress. El exceso de cortisol  prolongado en el tiempo, anula la parte más humana del cerebro, el neocortex, e inhabilita la capacidad de pensar.

Por otra parte, los buenos líderes son aquellos que tienen la capacidad de sentir que están al servicio de las personas que trabajan para ellos. Se sitúan en la periferia de las organizaciones y crean experiencias futuristas, es decir, imaginan escenarios de futuro. Ello les permite captar las nuevas posibilidades, anticiparse a los problemas que pudieran surgir, gestionar con tiempo el stress que esto pueda ocasionarles y filtrar la información que hacen llegar a su gente para presentarla de forma más estructurada, serena  y “segura”. Son un referente y un apoyo para sus trabajadores; generan apego, vínculo, dedicación y espacios de crecimiento personal y profesional, que son la base de la competitividad y el éxito de las organizaciones en los entornos que cambian de forma constante.



Suscríbete a nuestros posts