Pasa el filtro a tus objetivos: 7 filtros

7-filtros-para-los-objetivos

Enero, el mes de las rebajas pero también de la famosa “cuesta” y por si se te había olvidado, el primer mes de tu nueva vida: sí, ésa de los grandes propósitos que te hiciste en Nochevieja. Momento ideal para mirarte al espejo y hablarte con sinceridad.

Fíjate en la lista de objetivos que hiciste.

¿Cuáles te ilusionan realmente?

¿Cuáles te hacen sonreír por fuera y vibrar por dentro?

¿Cuáles están escritos empezando por un “voy a…” en vez de “tengo que…”?

Te invitamos a que te conviertas por un momento en tu propio coach. Vuelve frente al espejo, escoge uno de esos objetivos y pregúntate: ¿para qué quiero alcanzar ese propósito de Año Nuevo?, ¿Quién voy a ser cuando consiga ese propósito?

¿Quieres ir al gimnasio para estar en forma? Muy bien, pero… ¿para qué quieres estar en forma? (Date tiempo, no te aceleres en la respuesta, te estás jugando “la liga” de este año). Como coach de ti mism@ no te vas a conformar con cualquier respuesta; apuntarás directo a los valores, a lo que realmente te mueve.

Los 7 filtros

Si te parece que ya tienes bien definido el objetivo, vamos a pasarle los 7 filtros a ver qué pasa.

1- ¿Está enunciado de forma positiva?. Ojo que si empieza con algo como “voy a dejar de …” , o “ este año no voy a …”, mal vamos. Nuestro cerebro no está construido para “no hacer”, así que hay que dárselo bien masticado, darle la frase en positivo. “No me digas lo que no quieres hacer, sino lo que sí quieres conseguir”, pues tendemos a conseguir aquello en lo que pensamos y nos proponemos.

“Todo lo que usted vívidamente imagine, ardientemente desee, sinceramente crea y con entusiasmo emprenda…inevitablemente le sucederá”, Paul J. Meyer

2- ¿Dónde, cuándo y con quién quieres conseguir este objetivo? Especifica.

3- ¿Qué recursos tienes ya para conseguir el objetivo y cuáles más necesitarías?

4- ¿Qué otras maneras tienes de alcanzar tu objetivo? Ésta es muy interesante. Imagina que tu objetivo real es estar más san@. Y para ello te has propuesto ir al gimnasio este año. Igual hasta resulta que ni te apetece ir y que hay otras formas de alcanzar tu objetivo saludable que podrían ser más sencillas para ti (como dormir 8 horas todos los días o ir andando al trabajo). Recuerda que pequeños pasos seguros son mejores que grandes saltos.

5- ¿Qué te está impidiendo hoy conseguir tu objetivo? Identifica lo obstáculos.

6- ¿Qué impacto tendrá en tu vida el alcanzar tu objetivo? Aquí cuida de ser “ecológic@”. Los objetivos deben ser ecológicos. Será muy difícil alcanzar tu meta si con ella sufren tus valores o tu entorno. Quizás con algún cambio puedas hacer que encaje.

7- Y por último, el “código de control”: ¿Cómo vas a saber que estás progresando hacia tu objetivo y finalmente que lo has alcanzado? ¿Qué tendrás que ver, oír o sentir que te dé la medida de que lo has conseguido? Identifica los indicadores de éxito.

 Los 7 filtros para diseñar un buen objetivo

Recapitulamos.

  1. En positivo.
  2. Específico: dónde, cuándo y con quién.
  3. Recursos
  4. Alternativas y opciones diferentes
  5. Obstáculos
  6. Ecológico y sostenible
  7. Indicadores de éxito

Fíjate en cómo ha quedado tu propósito 2017 ahora.

Aprovecha todo lo que has aprendido haciendo este test y remata la faena. Con lo que sabes ahora, ¿qué podrías hacer mañana mismo que te acerque a tu objetivo? ¡PONTE EN MARCHA!

Te ayudamos a identificar y crear tu propio objetivo. Sesiones individuales de coaching: info@coachingfactory.es

Posts relacionados

Escribe tu meta

Los valores no son un cuento

Consejos para hacer balance y planificar el nuevo año, por Emakumeekin


 Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook (@coachingfactoryteam).

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos! CONTÁCTANOS A TRAVÉS DE LA WEB, por teléfono (637 772 983) o e-mail: info@coachingfactory.es

Desde el co-razón de Bilbao

Nota: la imagen corresponde al catálogo de Pixabay, donde se almacenan imágenes y vídeos gratuitos libres de derechos de autor bajo la licencia Creative Commons CC0.

Olentzero, coach lanetan

 

Olentzero-coach

Imaginatzen al duzue Olentzero coach bezala aritzea? Ume gixajoak!!!! Imaginatu ume bat Olentzeroren magalean eserita Gabonetarako zer nahi duen kontatzen, eta Olentzerok honako galdera boteretsuekin erantzutea, “nahi” horretaz kontzientzia har dezan.

Zer da oparia zuretzat?
Zertarako nahi duzu?
Zer da gerta dakizukeen okerrena lortuko ez bazenu?
Nola dakizu lortu egin duzula?
Imaginatu jada oparia zure eskuartean duzula, nola sentitzen zara?
Zein izango zara lortzen duzunean?
Zeinekin ospatuko duzu?

Haur horren aurpegia nola geratuko litzaioke? Zer uste duzue? Usteak ustela diño esaera zaharrak. Hortaz, goazen froga egitera. Eta gure seme-alabei, ilobei, ikasleei, bilobei, lagun txikiei galdetuko bagenie? Mesede bat eskatu nahi dizuegu. Galde diezaiokezue ume bati emandako galdera-sorta eta haien erantzunak bidali abenduaren 24a baino lehen? Olentzerori eskatzen diogun oparia da. Gure Olentzero izan nahi al duzue? Gabonak desberdinak izan ditzagun, egin dezagun zerbait desberdina.

Erantzunak hona, mesedez: info@coachingfactory.es

oparia-eskuzabaltasuna

Oharra: irudi hau Pixabay katalogokoa da, non irudiak eta bideoak dohain eskaintzen dira egile-eskubiderik gabe eta CCo Creative Commons lizentziapean. Olentzeroren irudia Jaimehayde ilustratzailearena da, Gabonetarako doan jarri duen irudi-sortaren katalogokoa. 

Si los Reyes Magos fueran coach

Tres-reyes-magos-coach

¿Os imagináis a un rey mago coach? ¡Pobres niños y niñas!!!! Me imagino a Melchor, Gaspar o Baltasar con un niño en su regazo preguntándole qué quiere que le traigan, a lo que le responderían con una serie de preguntas poderosas para ayudar a tomar conciencia del deseo.

¿Qué es un regalo para ti?
¿Para qué lo quieres?
¿Qué es lo peor que te puede pasar si no lo consigues?
¿Cómo sabrás que lo has conseguido?
Imagina que ya tienes tu regalo, ¿cómo te sientes?
¿Quién serás cuando lo consigas?
¿Con quién lo celebrarás?

La cara del pobre niño o niña… ¿Os la imagináis? Y ¿por qué no dejamos de imaginar? ¿Por qué no experimentamos? Os pido, por favor, me ayudéis a comprobar qué es lo que pasa si le preguntamos esto a nuestros hijos e hijas, sobrinos y sobrinas, nietos y nietas, alumnas y alumnos, amiguitos y amiguitas… ¿Podríais mandarnos sus respuestas antes del 24 de diciembre? Es el regalo que pedimos a los Reyes. ¿Queréis ser nuestros Reyes particulares? Hagamos de esta Navidad algo aún más especial. Ayudadles a elevar sus conciencias.

Las respuestas, aquí, por favor: info@coachingfactory.es

Si prefieres hacerlo en euskera, ésta es tu versión: Olentzero, coach lanetan

regalos-mano

Nota: la imagen corresponde al catálogo de Pixabay, donde se almacenan imágenes y vídeos gratuitos libres de derechos de autor bajo la licencia Creative Commons CC0.

Oda a la tristeza

Antes de entrar al cineforum organizado por el CIE en Bilbao

Antes de entrar al cineforum de la película Del revés sobre las emociones organizado por el CIE en Bilbao

Oda a la tristeza. Hoy, canto a la tristeza. Gracias a la película Del revés de dibujos animados, que habla de las emociones básicas, me he acordado de la TRISTEZA. De todos los personajes, esto es, las emociones básicas, ALEGRÍA, TRISTEZA, IRA, ASCO y MIEDO, con la emoción con la que más me identifico es la tristeza. Me encantaría decir que soy pura ALEGRÍA y que es ella la que domina mi vida, pero tiendo más a ser introspectiva, taciturna y reflexiva.

Hoy, canto a la tristeza. Recupero unas líneas que escribí hace años invocando a la tristeza. La necesitaba. Necesitaba sentirla en toda su intensidad. Pido disculpas por el tono de este post, por si pudiera deprimir a alguien. No sigas leyéndolo si te encuentras en una etapa triste en tu vida o feliz, y no quieres ni oír hablar de la tristeza.  O sí. Precisamente cuando lo escribí quería tocar fondo. Disculpadme por no corregir lo que escribí en su día de corrido, sin matizar, sin releer, dejando que mi mano escribiera lo que sentía sin filtros.

“¿Dónde estás? Sé que estás ahí. Te siento, debajo del pecho. Mi rostro se comprime, se frunce, se humedecen los ojos, pero no te ven. Sigo buscándote. Quiero encontrarte para echarme a llorar. Quiero llorar, sollozar, vaciarme. Quiero tocarte, abrazarte, hacerte mía, para calmarte, vaciarme.

TRISTEZA, te busco. No tengo un cuerpo tan grande para no encontrarte. Sé que estás ahí, y hoy te necesito. Necesito poner nombre a mi estado.

TRISTEZA. No te acurruques, no te avergüences, no te escondas. Crees que me haces daño y no es así. Ahora te necesito. Necesito poner nombre a esta emoción.

TRISTEZA, no creas que me entristeces, no te sientas culpable.

Gracias por estar ahí, porque hoy te necesito. NECESITO llorar. SI no lo hago, sé que alguno de mis órganos enfermará. Por eso dejar de estar asustada, de esconderte y de sentirte pequeña.

De todas las emociones, tú eres la más pequeña, así te sientes. Pero eres GRANDE. Quiero abrazarte ahora, sentirte, calmarte, calmarme.

Fundidas en un gran abrazo, TRISTEZA, saldremos adelante.

Vendrán CORAJE y ALEGRÍA, ILUSIÓN y CONFIANZA, hasta FE vendrá a abrazarnos, para salir adelante. Pero ahora estamos tú y yo.

¿Dónde estás? Yo ya no te busco. Me quedo quieta. Te espero para terminar en un mar de sollozos, rotas por un llanto desgarrado y desconsolado. Ven, te espero…”

Ese día no vino, y yo seguí atenazada, mustia, ni siquiera triste… Quería llorar, pero mi VALENTÍA no me lo permitía. Me decía: “saldremos adelante, esto pasará, llorar no sirve de nada, para qué, busca una solución y ponte en marcha…”.

Pero yo sabía que antes tenía que vaciar y nadar en un mar de lágrimas…

Por eso escribí una meditación para invocar a la TRISTEZA, más bien a su exponente, el LLANTO…

Pero ese es otro post…

Gracias CIE por organizar el cineforum sobre esta película esencial para niños, niñas y adultos.

 


Si a pesar de querer a la tristeza, queréis embarcaros a vivir de una manera plena, si estáis interesadas en un proceso de cambio, podéis poneros en contacto a través de la web, por teléfono (637 772 983) o email info@coachingfactory.es

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook.

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos!

Desde el co-razón de Bilbao

Suscríbete a nuestro blog

Receta del chef para cocinar un buen pastel de optimismo.

Pastel de optimismo   Esta semana queremos daros una receta llena de mentalidad positiva. Ingredientes:

  • Un detector de las tres “P” y unas tenacillas para extirparlas porque saben amargas.
  • Un potenciador de las tres “C” porque le dan un toque extra-sabroso a la vida.
  • Una escalera para cambiar de perspectiva y saber que siempre hay una salida.
  • Un relajante natural para que no te de guerra tu sistema límbico profundo.
  • Creatividad y ganas de pasarlo bien.

¿Comenzamos?

El detector de las tres “P” y las tenacillas.

Algunas personas “terribilizan” más que otras. Las que fantasean con resultados satisfactorios, es más probable que sean optimistas. Las que tienen tendencia ponerse en lo peor, son pesimistas.

Portada de Aprenda optimismo

Portada de la edición en castellano de “Aprenda Optimismo”

Existe un tercer grupo de personas (entre las que me incluyo), a las que se denomina en neurociencia “pesimistas rehabilitadas”. Son personas de tendencia pesimista que se han hartado, y apuestan cada día por practicar el positivismo activo y consciente. El doctor Martin Seligman habla de ellas en su libro “Aprenda Optimismo”.

Los/as pesimistas rehabilitados/as, tenemos que llevar con nosotros un detector de las tres “P” y unas tenacillas, para mantenernos en la brecha del optimismo cueste lo que cueste.

Un detector de las tres “P”, te avisa con un pitido chirriante cada vez que te estás tomando algo de manera Personal (como una amenaza de la que te tienes que defender), Penetrante (en el sentido de que lo invade todo) y Permanente (constantemente). Es el momento de agarrar firmemente las tenacillas.

El potenciador de las tres “C”.

En cuanto escuches el primer pitido chirriante, extirpa con las tenacillas el pensamiento Perturbador y conecta  tu potenciador de las tres “C”.  Este aparato, te hará cambiar el chip y transformará la amenaza en Cooperación, la sensación de indefensión en fuerza y Confianza y el auto-fustigamiento en Compromiso.

La escalera para cambiar de perspectiva y saber que siempre hay una salida.

En aquellas ocasiones en las que no puedas cambiar una situación, recuerda que siempre puedes cambiar tu marco de referencia mental, esto es, la forma o perspectiva en que tu  mente la interpreta.  Es algo parecido a lo que os conté en el post “A vueltas con el síndrome post-vacacional”, en relación a aquella excursión a la cala desierta. Y es que, ver las cosas desde una perspectiva diferente y más flexible, ayuda a sacar a flote tus tres “C”.

 Un relajante natural para que no te de guerra  tu sistema límbico profundo.

El sistema límbico profundo es una estructura del tamaño de una nuez. Está enterrado en el centro de tu cerebro y, entre otras funciones, se encarga del modo en que interpretamos el mundo que nos rodea. Si el sistema límbico está hiperactivo, (o sea, de los nervios), nos ponemos las gafas oscuras para ver la realidad. Aparece la desmotivación y el agotamiento físico/mental, a la vez que desaparece la fuerza de voluntad y la ilusión.

Por el contrario, si está tranquilo, aparecen las gafas de color rosa. Te sientes enérgico/a, brillante y te encanta estar en acción.

¿Cómo se calma un sistema límbico? Inundándolo de serotonina, que es la hormona de la felicidad. ¿De dónde puedes extraer serotonina?, de aquellas recomendaciones que te daba tu abuela y de las que te proporciona tu propio sentido común. Come bien, descansa, acércate y charla un rato con las personas de tu entorno, aprovecha para dar paseos por la naturaleza, haz lo que te haga sentir en paz y relajado/a, practica deporte…

Y sobre todo, recuerda:

Cuanto más irracionalmente ocupado/a estas y menos sentido común aplicas a las cosas básicas (comer, dormir, comunicarte, hacer ejercicio…), más guerra te va a dar tu sistema límbico.

Creatividad y ganas de pasarlo bien en esta vida.

Cuando éramos pequeños/as, divertirnos y vivir el momento era fácil. Sonreíamos y nos reíamos mucho. La alegría estaba presente en todo. La creatividad fluía de manera natural y no nos preocupaban las normas y convenciones sociales.

De repente, un día eres una persona adulta, tienes responsabilidades y empiezas a pensar: “cuando acabe con todas mis obligaciones, entonces quizá pueda divertirme” y, resulta que cuando las terminas, es hora de irte a dormir, estás demasiado cansado/a o medio muerto/a.

Este planteamiento es un coladero para que el pesimismo se pose en tu vida, así que anda con cuidado y mantente vigilante.

Parece que se nos olvida que la vida es un regalo con fecha de caducidad y que hay un tiempo para cada cosa. A esta pesimista rehabilitada, le gustaría que en su lápida apareciera reflejada su filosofía de aprovechamiento vital y pusiera algo así:

“Sonreía siempre, amó mucho, era creativa, transgresora y chispeante, solidaria, una amiga en la que podías confiar y a la que recurrir a pesar de que nunca recordara las fechas de los cumpleaños ni devolviera todas las llamadas”.

Y a ti, ¿cómo te gustaría que te recordaran?.

Podemos seguir conversando. ¡Contáctanos!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter (@coachingfactor).

Recuerda que tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

¡Gracias por la visita y por la difusión!

Desde el co-razón de Bilbao

Una de virus y antídotos. El juicio vs la empatía

 Descubriendo como la empatía disuelve nuestra manía de juzgar a los/as demás.

Descubriendo como la empatía disuelve nuestra manía de juzgar a los/as demás.

Estas semanas, en las que el Ébola está siendo primera plana en todos los medios de información, me ha dado por pensar que existe otro tipo de “virus” altamente venenoso y con una ratio de contagio impresionante, con el que convivimos a diario y nos hace la vida muy difícil. Estoy hablando de la tendencia a juzgar a los demás.

En un mundo ideal, todos/as seríamos inmunes tanto a las alabanzas como a los juicios del resto de los mortales pero, vosotros/as al igual que yo, sabéis que eso no suele ser así. Si preguntáramos delante de un auditorio numeroso (y sincero); “¿a quién le importa lo que piensen los demás de vosotros/as?, os aseguro que aquello se llenaría de un estruendo de voces que contestarían con un sonoro; “a mí”. Y es que, todos/as sabemos que tenemos un personaje insertado en nuestra cabeza, el juez, que además parece funcionar en modo “piloto automático” y que nos complica la existencia.

La explicación a esto, es que nuestro cerebro está programado para la aprobación porque cuando éramos bebes, ser rechazados significaba la muerte. Así pues, resulta que la necesidad de que nos valoren, nos respeten y nos quieran, la consideramos como una cuestión de supervivencia. De hecho, la famosa pirámide de las necesidades de Maslow, refleja el sentido de pertenencia a un grupo y el reconocimiento, como dos de los niveles que conducen a la auto-realización y plenitud personal.

Hay una interesante observación al respecto que hace el Doctor Daniel Amen, un psiquiatra que estudia los efectos de la química cerebral en la conducta. Él lo llama la regla del 18/40/60 y, aunque tenga el formato de las medidas de un mueble auxiliar de tienda sueca, no van por ahí los tiros.

La regla del 18/40/60 significa que a los 18 años nos preocupamos demasiado por lo que los/as demás piensen de nosotros/as; a los 40 eso comienza a importarnos un pimiento y a los 60 nos damos cuenta de que nadie pensaba en nosotros/as de todos modos.

Me parece una regla muy interesante pero estaría mucho mejor, seríamos más inteligentes y sobre todo tendríamos más paz, si pudiéramos conseguir llegar a esa conclusión antes de los 60.

¿Cómo podemos lograrlo?, con el antídoto al virus del juicio: la empatía.

A medida que desarrollamos la capacidad de ponernos en la piel de otra persona, nuestras críticas desaparecen y entra en escena la comprensión. Esto sucede porque, salvo en los casos en que los seres humanos tengan graves heridas emocionales, la mayoría de nosotros/as hacemos todo lo mejor que podemos en esta vida, aunque cometamos errores en el proceso de aprendizaje.

Tomar conciencia de que nuestras críticas son proyecciones de algo que no queremos reconocer en nosotros/as mismos/as, ayuda a activar nuestra comprensión y empatía hacia los/as demás y hace que el juicio vaya perdiendo terreno.

De hecho, lo que nos preocupa de los demás suele ser un reflejo de nuestro lado oscuro, esa parte de nuestra personalidad a la que juzgamos severamente e intentamos ocultar con vergüenza. Este lado oscuro, funciona igual que nuestra sombra física. Nos sigue a todas partes y nos va a seguir perjudicando hasta que seamos capaces de verla, analizarla y perdonarla en nosotros/as  y en los/as demás.

En Coaching Factory podemos acompañarte a mejorar tu calidad de vida y la de las personas que te rodean, ayudándote a aumentar tus niveles de empatía.

Cuando comprendemos las sombras de otras personas, somos menos vulnerables a sus opiniones. Podemos entenderlas, respetarlas y compartirlas (o no).

Cuando comprendemos nuestra propia sombra, damos el primer paso para generar anticuerpos contra el virus de juzgar a los/as demás y estamos en el camino a su aniquilación.

Y dicho esto, os propongo un brindis con un chupito de empatía bien cargado!!!  Feliz fin de semana !!!

Podemos seguir conversando. ¡Contáctanos!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter (@coachingfactor).

Recuerda que tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

¡Gracias por la visita y por la difusión!

Desde el co-razón de Bilbao

Los valores no son ningún cuento. Erase una vez… el valor de los valores

¿Cuáles serán los 3 valores que la guerrera salvó de la destrucción? ¿Cuáles hubieras salvado tú?

¿Cuáles serían los 3 valores que meterías en una botella de cristal para salvarlos y difundirlos por todo el mundo?

Los valores no son ningún cuento. Rigen nuestras vidas, seamos o no, conscientes de ello. Porque los valores son importantes, os proponemos un juego para que descubráis los valores troncales de vuestra vida. Os invitamos a descubrir vuestros valores en esta apasionante aventura.

Imagina una tierra lejana habitada por elfos, hadas y personajes fantásticos, de una extraordinaria belleza, cada uno, portador de un valor significativo. Entre todos custodian los valores de la humanidad.

Estos seres vivían en paz y en armonía, hasta que un día, este paraíso se ve amenazado por la invasión de unas fuerzas malignas que pretenden aniquilar los valores.

Imagina que eres la hermosa y valiente guerrera a la que la bondadosa y lánguida reina solicita ponga a buen recaudo los valores. La sabia y clarividente maga determinó que los valores debían ser guardados en una isla desierta, a un océano de distancia. En todo el reino sólo había una vieja barca y no había tiempo para construir otra embarcación. Así pues, confiando en la suerte y en la pericia y coraje de la guerrera, en esta defectuosa canoa, depositaron todos los valores  para que fueran puestos a salvo.

Antes de partir, la distante y enigmática maga entregó a la impetuosa guerrera una botella de cristal, susurrándole al oído que confiaba en su decisión y usase la botella en caso de encontrarse en un apuro.

Nuestra joven guerrera partió perpleja sin entender las palabras de la maga. Su aterciopelada voz aún permanecía en su memoria. La mar estaba revuelta y las olas azotaban la endeble embarcación. Nuestra guerrera empleó todas sus fuerzas para achicar el agua, pero nada se podía hacer contra el envite de las fuertes olas.
 
Para aligerar la carga de la barca, con gran dolor de su corazón, no vio otro remedio que deshacerse uno a uno de todos los valores hasta quedarse sólo con 10 valores. Con la barca más ligera, consiguió avanzar hasta otear en el horizonte tierra firme. Pero las condiciones del mar empeoraban por momentos. La guerrera, a la que no le quedaban apenas fuerzas, después de días de navegación, sin comida ni agua, comprobaba cómo la barca se iba hundiendo. Así que decidió deshacerse de otros 5 valores. Apenas le quedaba unas pocas millas para llegar a la isla, pero ya no confiaba en poder cumplir con el mandato de la reina. Entonces se acordó de las palabras de la maga:

“Confío en tu criterio; sé que sabrás qué hacer en el momento crítico. Toma esta botella de cristal. Sabrás cómo utilizarla. Escucha a tu corazón”.

Así pues, la guerrera escuchó a su corazón y supo lo que tenía que hacer. Debía al menos, salvar 3 valores, justo los que cabían en la botella de cristal. El mar llevaría la botella hasta la isla. Eligió siguiendo a su corazón los 3 últimos valores que consideraba eran esenciales para la continuidad de la humanidad”.

¿Cuáles son tus valores esenciales?

LOS 100 VALORES DE COACHING FACTORY

LOS 100 VALORES DE COACHING FACTORY

¿Cuáles habrán sido los 3 valores que la leal guerrera salvó de la destrucción? ¿Cuáles hubieras salvado tú? Si como la guerrera hubieras tenido que elegir 10 valores, deshacerte de 5, y finalmente, quedarte con 3, ¿cuáles hubieras elegido? Prioriza de esta lista, los 10 valores que dan sentido a tu vida y por los que te guías.

Coaching Factory se rige por estos valores (honestidad, integridad, vocación de servicio, crecimiento) para el desempeño en su trabajo. Alex Rovira los expresa de esta hermosa manera: “TERNURA, COMPASIÓN, DISPONIBILIDAD, SILENCIO Y ABRAZO, PRESENCIA SERENA; EN LA TRAGEDIA Y EL DUELO, EL AMOR, HONDO Y DELICADO”.

El valor de los valores

Los valores existen, seas o no consciente de ellos. La vida puede resultar más fácil si conoces tus valores, y tomas decisiones en función de ellos. En cambio, si das la espalda a tus valores, sentirás frustración, tristeza o malestar, aunque no identifiques el foco de tu pesar.

Por ejemplo, si para ti la familia es muy importante, y no ves a tus hijos porque no llegas hasta las 9 de la noche a casa, ¿no sentirás remordimiento o sufrirás de estrés? Y si no valoras la competitividad, y trabajas como comercial en un sector altamente competitivo, ¿te sentirás satisfecho con tu trabajo?

Tus valores son una parte central de quién eres, y quieres ser. Tomando consciencia de los valores que consideras importantes, podrás utilizarlos como guía para elegir la mejor opción para tu éxito, felicidad y bienestar.

Es por esto, que es importante os detengáis a reflexionar e identificar vuestros valores. El ejercicio planteado es alguno de los que proponemos en Coaching Factory para acompañaros por vuestro viaje interior y ayudaros a tomar las decisiones más honestas y coherentes en vuestra vida.


Podemos seguir conversando. ¡Contáctanos!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Facebook  y en Twitter (@coachingfactor).

Recuerda que tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

¡Gracias por la visita y por la difusión!

Desde el co-razón de Bilbao

Imagen:  “There’s No Message In The Bottle” de Federico Stevanin, cortesía de FreeDigitalPhotos.net