Cómo escuchas, ¿desde el ego o desde la humildad?

Cómo escuchas determina la calidad de tus relaciones. Te pregunto de nuevo: ¿Cómo escuchas? ¿Cuál es la calidad de tu escucha?

¿Qué entiendes por escucha? La RAE define la acción de escuchar como “Prestar atención a lo que se oye”. Según su raíz etimológica, proviene del latín “auscultare”, que significa “inclinarse para aplicar la oreja”, con el fin de “escuchar con atención”. 

En euskera, escuchar se dice “ENTZUN”, que proviene del sonido *ntsu, que quiere decir, ENTENDER.

Así entendemos la ESCUCHA en Coaching Factory.

La escucha es el acto en el que prestamos atención plena para entender al interlocutor (más allá de su mensaje).

La persona que escucha, debe estar atenta no sólo a las palabras que emite la otra persona, sino atenta a toda la información que ofrece: qué dice, cómo lo dice, desde dónde lo dice, qué emociones transmite, cuáles son sus gestos faciales, su posición corporal, el contexto en el que lo está diciendo, su intención más allá de su manifestación.

Nuestra atención debe estar más allá de lo que se dice; debe buscar al SER de quien lo dice.

La verdadera escucha es uno de los ejercicios más complejos que existen, porque no se trata de entender las palabras, sino su significado; el significado que le da la persona interlocutora, desde su realidad.

Esto supone despegarse de nuestro ego, nuestras creencias, nuestra propia realidad, nuestras expectativas.

La escucha activa y la presencia atenta son un arte del SER.

Aprender a escuchar es una verdadera disciplina, como el aprendizaje de un arte marcial.

La verdadera escucha no es sólo estar en silencio. Requiere un desapego de nosotros mismos. Y ¿cómo despegarse de nosotras mismas? ¡Si somos EGO! ¿Cómo apagar nuestro propio yo para centrarnos en la otra persona? Desde la humildad y la transparencia más absolutas.

Ese es el reto del coach. Desaparecer en las sesiones. En una conversación entre coach y coachee no hay espacio para el ego. El coach debe escuchar atentamente para permitir que el cliente se escuche a sí mismo. Porque sólo él hallará su camino y la solución. Sólo de esa manera podrá alcanzar su éxito verdadero.

Así, los líderes deberán ejercitar este tipo de escucha para conseguir que sus equipos sean autónomos y alcancen las más altas metas desde sus propios recursos y motivaciones.

Post relacionado: Cómo escuchan los y las líderes


Para estar al tanto de nuestros cursos y artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook (@coachingfactoryteam).

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos! CONTÁCTANOS A TRAVÉS DE LA WEB, por teléfono (637 772 983) o e-mail: info@coachingfactory.es

Desde el co-razón de Bilbao

Mejora tu oratoria con coaching

Oratoria-empoderamiento

La oratoria, la capacidad de hablar en público puede mejorarse a través del coaching. El coaching ayuda a acelerar el proceso de mejora porque baja a niveles más profundos y conecta con el subconsciente de la persona, sus motivaciones frente a sus limitaciones.

En las últimas semanas he dado con dos ejemplos de coaching. El primero, a pesar de hablar de “coaching”, no debemos confundir a la persona que lo practica con un “coach”, porque su papel se ciñe a ser crítico, con un defectuoso feedback, lo que podríamos calificar como un mentor con un gran margen de mejora.

Comienza su post con una pregunta muy loable:

How do you coach an oratorical contestant so that he will win? / ¿Cómo puedo ayudar al concursante de oratoria para que gane?

Ejemplo de un coaching deficiente

La persona a la que instruía este “coach”  se sabía de memoria el texto, pero lo declamaba de una manera monótona y mecánica. El error del coach se encuentra a dos niveles: en la escucha y en el feedback.

En la escucha porque no estaba conectando con el ser de la persona, con sus emociones y motivaciones. Su escucha se ceñía al efecto que producía en él. Una escucha pobre y de escaso valor. Éste es el diálogo del “coach” mientras escuchaba el discurso de la persona que intentaba ayudar:

Coach: “¡Qué aburrido! ¿Cuándo terminará?”

Es obvio que la escucha se limitaba a su ego, cuando la escucha del coach está libre de juicio y lleno de confianza en las posibilidades del cliente.

Al finalizar el discurso, el “coach” le ofrece su opinión, de ninguna de las maneras empoderadora:

Coach: “No me gusta escucharte. No mantienes el contacto visual. Y es obvio que se te han olvidado algunas líneas. Además, “no me creo lo que estás diciendo porque no me convences en absoluto. Y hablas demasiado rápido”.

Es obvio que esta persona no domina las competencias del coach, al igual que su alumno no domina las técnicas de la oratoria.

¿Creéis que consiguió que la persona mejorara su discurso? Obviamente, el alumno no mejoró. Pero seguro que terminó con una mayor inseguridad y frustración.

Este caso es real y está extraído del siguiente post: Oratorical tecniques.

Ejemplo de un coaching revelador

En esta sesión de coaching se aborda la necesidad de hablar en público desde el ser, las emociones y los valores. La transcripción de esta conversación está extraída del libro de mi mentor Juan Carlos Arrese, Coaching y sabiduría interior.

Coach: ¿En qué te gustaría centrar la conversación de hoy?

Cliente: Pues mira, hay una cosa en mi trabajo con la que a veces me pongo nerviosa. Y es cuando tengo que hablar en público.

(Aunque el coach pueda tener una idea propia de la relevancia que para un puesto de responsabilidad pueda tener el hecho de hablar bien en público, guarda su opinión y emplea su curiosidad dirigida a que la otra persona adquiera una comprensión más profunda)

Coach: Y ¿qué tiene de relevante hablar bien en público?

Cliente: Pues, hombre. Es importante porque así puedo transmitir credibilidad y estar más cerca de la gente. Yo entiendo que esa es una parte importante de mi trabajo y quiero hacerla bien.

Coach: Y ¿para qué transmitir credibilidad y estar más cerca de la gente?

Cliente: Me encantaría hablar bien en público.

Coach: ¿Y cómo lo haces ahora?

Cliente: Pues, me pongo a hablar delante de la gente y a veces me pongo nerviosa. No es que no lo tenga bien preparado. Pero hay veces que no logro conectar con la gente.

Coach: Quiero hablar con tu sabio interior

(Así es como este cliente ha querido llamar a su yo esencial)

Coach: Por favor, quiero que ahora veas la escena de Marta hablando en público y estando nerviosa. ¿Qué observas de ella? Por favor, habla de Marta en tercera persona.

Cliente: Veo que se prepara muy bien, veo que es una gran persona, pero la veo con la expectativa muy alta. Quiere tener un gran impacto en la gente y se genera una presión tremenda. Quiere que salga bien a toda costa.

Coach: ¿De qué se está olvidando Marta aquí?

Cliente: De su naturalidad, de lo campechana que es y lo bien que llega a la gente cuando es ella  misma.

Coach: ¿Qué más?

Cliente: Lo veo muy claro. Tiene cierto miedo a la crítica. Y lo que está haciendo es interpretar el papel de doña perfecta.

Coach: Desde ahí, ¿hay algo que quieras decirle o comentar con Marta?

Cliente: Le diría que centre su energía en ser ella misma. Eso ya le va a dar mucha satisfacción personal. Pero, además, sabe que desde su naturalidad conecta muy bien con la gente. Le sale solo. Y…

(Silencio)

Coach: ¿Y qué?

Cliente: De ahora en adelante tendré presente esto. Ser yo misma, ¡Caramba! ¡Que me lo merezco! ¡Y dejar de interpretar papelitos que me generan mucha presión!

Coach: Marta, ahora estás hablando con una gran claridad y conectada contigo misma. ¿De dónde están saliendo tus palabras?

(Silencio)

Cliente: Te resultará raro, pero creo que estay hablando desde el tercer ojo. Algo así como si pudiera ver lo que te estoy diciendo. Con una claridad meridiana.

Coach: No me resulta extraño.

Cliente: Desde luego quiero tener presente todo lo que he experimentado cada vez que quiera hablar en público. Ser yo misma, hablar, mirar, comunicarme y conectar desde el tercer ojo.

Coach: Muy bien, ¿y qué más?

Cliente: (Risas) Creo que también quiero darle un aire más natural a  mi despacho, hacerlo más mío

Cliente: Quiero…

El final de esta sesión termina con símbolos que la cliente quiere poner en su vida, recordatorios y acciones que la conectan con su naturalidad.

Como observamos de esta sesión, lo que nos bloquea en la oratoria está íntimamente ligado a nuestras emociones tóxicas. Trabajar mediante el coaching nos permite tomar conciencia de ellas y conectar con nuestra esencia. Desde ahí, desde la autoestima y el empoderamiento, podremos hablar en público sacando lo mejor de nuestro interior.

Por ello, os animamos a apuntaros a nuestros cursos Oratoria+Saca lo mejor de ti. El próximo comienza el 3 de febrero. Información sobre el curso: https://goo.gl/ITGZJD

Para más información e inscripción: info@coachingfactory.es o llámanos al 637 772 983 ó 696 832 548

Post relacionados:

Curso 2016: Oratoria+Saca lo mejor de ti

Oratoria, el arte de hablar en público

¡Horror, tengo que hablar en público!

 

 

Pasa el filtro a tus objetivos: 7 filtros

7-filtros-para-los-objetivos

Enero, el mes de las rebajas pero también de la famosa “cuesta” y por si se te había olvidado, el primer mes de tu nueva vida: sí, ésa de los grandes propósitos que te hiciste en Nochevieja. Momento ideal para mirarte al espejo y hablarte con sinceridad.

Fíjate en la lista de objetivos que hiciste.

¿Cuáles te ilusionan realmente?

¿Cuáles te hacen sonreír por fuera y vibrar por dentro?

¿Cuáles están escritos empezando por un “voy a…” en vez de “tengo que…”?

Te invitamos a que te conviertas por un momento en tu propio coach. Vuelve frente al espejo, escoge uno de esos objetivos y pregúntate: ¿para qué quiero alcanzar ese propósito de Año Nuevo?, ¿Quién voy a ser cuando consiga ese propósito?

¿Quieres ir al gimnasio para estar en forma? Muy bien, pero… ¿para qué quieres estar en forma? (Date tiempo, no te aceleres en la respuesta, te estás jugando “la liga” de este año). Como coach de ti mism@ no te vas a conformar con cualquier respuesta; apuntarás directo a los valores, a lo que realmente te mueve.

Los 7 filtros

Si te parece que ya tienes bien definido el objetivo, vamos a pasarle los 7 filtros a ver qué pasa.

1- ¿Está enunciado de forma positiva?. Ojo que si empieza con algo como “voy a dejar de …” , o “ este año no voy a …”, mal vamos. Nuestro cerebro no está construido para “no hacer”, así que hay que dárselo bien masticado, darle la frase en positivo. “No me digas lo que no quieres hacer, sino lo que sí quieres conseguir”, pues tendemos a conseguir aquello en lo que pensamos y nos proponemos.

“Todo lo que usted vívidamente imagine, ardientemente desee, sinceramente crea y con entusiasmo emprenda…inevitablemente le sucederá”, Paul J. Meyer

2- ¿Dónde, cuándo y con quién quieres conseguir este objetivo? Especifica.

3- ¿Qué recursos tienes ya para conseguir el objetivo y cuáles más necesitarías?

4- ¿Qué otras maneras tienes de alcanzar tu objetivo? Ésta es muy interesante. Imagina que tu objetivo real es estar más san@. Y para ello te has propuesto ir al gimnasio este año. Igual hasta resulta que ni te apetece ir y que hay otras formas de alcanzar tu objetivo saludable que podrían ser más sencillas para ti (como dormir 8 horas todos los días o ir andando al trabajo). Recuerda que pequeños pasos seguros son mejores que grandes saltos.

5- ¿Qué te está impidiendo hoy conseguir tu objetivo? Identifica lo obstáculos.

6- ¿Qué impacto tendrá en tu vida el alcanzar tu objetivo? Aquí cuida de ser “ecológic@”. Los objetivos deben ser ecológicos. Será muy difícil alcanzar tu meta si con ella sufren tus valores o tu entorno. Quizás con algún cambio puedas hacer que encaje.

7- Y por último, el “código de control”: ¿Cómo vas a saber que estás progresando hacia tu objetivo y finalmente que lo has alcanzado? ¿Qué tendrás que ver, oír o sentir que te dé la medida de que lo has conseguido? Identifica los indicadores de éxito.

 Los 7 filtros para diseñar un buen objetivo

Recapitulamos.

  1. En positivo.
  2. Específico: dónde, cuándo y con quién.
  3. Recursos
  4. Alternativas y opciones diferentes
  5. Obstáculos
  6. Ecológico y sostenible
  7. Indicadores de éxito

Fíjate en cómo ha quedado tu propósito 2017 ahora.

Aprovecha todo lo que has aprendido haciendo este test y remata la faena. Con lo que sabes ahora, ¿qué podrías hacer mañana mismo que te acerque a tu objetivo? ¡PONTE EN MARCHA!

Te ayudamos a identificar y crear tu propio objetivo. Sesiones individuales de coaching: info@coachingfactory.es

Posts relacionados

Escribe tu meta

Los valores no son un cuento

Consejos para hacer balance y planificar el nuevo año, por Emakumeekin


 Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook (@coachingfactoryteam).

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos! CONTÁCTANOS A TRAVÉS DE LA WEB, por teléfono (637 772 983) o e-mail: info@coachingfactory.es

Desde el co-razón de Bilbao

Nota: la imagen corresponde al catálogo de Pixabay, donde se almacenan imágenes y vídeos gratuitos libres de derechos de autor bajo la licencia Creative Commons CC0.

No es lo mismo: 10 distinciones claves para transformar la realidad

Las palabras tienen el poder de describir la realidad y de transmitir nuestras emociones, de informar, de comunicar, de enseñarnos…

El poder de las palabras es tan poderoso que pueden transformar la forma en la que percibimos la realidad, pueden emocionarnos, inspirarnos, incluso activar nuestra imaginación. Lamentablemente también pueden minar nuestra confianza u ofender a alguien… Ya lo decíamos en el post sobre el Lenguaje transformacional.

Por eso, debemos tener cuidado en la elección de las palabras. Las palabras pueden abrir nuevas opciones y favorecer que una nueva realidad emerja. Mario Alonso Puig en el prólogo del libro No es lo mismo, nos pone un ejemplo muy claro, sobre la distinción entre caro y costoso.

– ¿Me permite que le haga una pregunta?

– Sí, hágamela.

– ¿El producto le parece caro o costoso?

– ¿Cuál es la diferencia?

– Pues mire, caro es aquello por lo que se paga mucho y luego uno se da cuenta de que no le ha compensado. Sin embargo, costoso es aquello en lo que se paga mucho de entrada y luego se obtiene de esa compra un beneficio mucho mayor.

 

NO ES LO MISMO

Las distinciones son una de las herramientas de los coaches. En especial se trabaja en el coaching ontológico. Seleccionamos 10 distinciones, extraídas del libro No es lo mismo, de Silvia Guarnieri y Miriam Ortiz de Zárate. Las explicaciones, son más bien de cosecha propia 😉

Si-deseas-que-tus-sueños-se-hagan-realidad-despiertaSueño/Visión

La visión es “el sueño puesto en acción”. Soñar equivaldría a fantasear sin comprometerse en hacer nada para conseguirlo. La visión es la dirección por la que guiamos nuestros pasos en la consecución de nuestras metas. A través del coaching se activa la voluntad y el compromiso para trazar el camino para transformar los sueños en visión, en una meta tangible. Podemos ayudarte a clarificar tus sueños, y a trazar el camino para conseguirlos, sabiendo de antemano que lo importante es la actitud durante el camino y los aprendizajes que se producen en el transcurso del viaje.

Culpar/Responsabilizarse

La culpa suele llevar una carga emocional negativa que nos bloquea o genera animadversión hacia quien consideramos causante del error o el mal infligido. Pocas veces nos ayuda a encontrar una solución creativa y efectiva. Es mucho más satisfactorio en todos los sentidos responsabilizarse de los errores cometidos o exigir responsabilidades a quien corresponda. De esta manera, nos centramos en la subsanación de la falta producida, y no en juicios de valor o reproches estériles. La responsabilidad supone madurez emocional. Es una de las competencias claves de los líderes. Ante los reveses, responsabilizarse frente a culpabilizar a nadie.

Hipocresía/Autenticidad

¿Cuál es la diferencia entre hipocresía y mentiras piadosas o buena educación? Tal vez en la intención. La hipocresía es una actitud mal vista porque se considera que una persona “finge cualidades o sentimiento que no tiene” para conseguir un beneficio para sí misma. Por el contrario, la autenticidad es otro de los atributos del buen líder. La autenticidad comienza desde un gran autoconocimiento y sana autoestima, que te permiten llevar una vida coherente con los valores y principios de uno mismo.

Compromiso/Obligación

Hemos hablado anteriormente sobre el compromiso para conseguir tus metas o tu visión. “Compromiso es lo que transforma una promesa en realidad”. El compromiso nace del querer. La motivación subyace en el corazón del compromiso. La obligación es cambio, nos mina la voluntad. Con el compromiso fluimos. Con la obligación nos arrastramos. En el coaching te ayudamos a ver el alineamiento entre lo que quieres conseguir y el compromiso con las acciones que emprendes.

Dolor/Sufrimiento

El dolor es una “experiencia sensorial, generalmente desagradable”. El sufrimiento es una experiencia emocional subjetiva. Es la interpretación que hacemos de la realidad lo que nos produce sufrimiento.

dolor-victor-frankl

 

Frase-de-Montaigne

Exigencia/Excelencia

La excelencia no existe. En cuanto se consigue llegar a la cúspide de algo, el ser humano rápidamente busca cómo superarlo. Lo que es inherente a las personas es la búsqueda permanente de la excelencia, un sueño, una quimera, que nos mueve a hacernos preguntas incesantemente y a buscar respuestas. La exigencia la relaciono con cierta rigidez y una actitud obsesiva en hacer las cosas perfectas. Ya lo decía Voltaire, “lo mejor es enemigo de lo bueno“.

Preocuparse/Ocuparse

Deja de anticiparte a los problemas en vano, y ocúpate y anticípate dando soluciones ante los problemas que has previsto. Ya lo dice un proverbio chino:

“Si tu problema tiene solución, ¿para qué te preocupas? Si tu problema no tiene solución, ¿para qué te preocupas?”

Tolerancia/Aceptación

Según la RAE, tolerar es “permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente”. Aceptar es “aprobar, dar por bueno, acceder a algo”. En el coaching trabajamos la aceptación como parte de la práctica del no juicio, frente a la tolerancia que conlleva un juicio de valor a pesar del aparente respeto que se manifieste.

Error/Fracaso

Error significa “concepto equivocado o juicio falso” o “acción desacertada o equivocada”; fracaso significa “malogro, resultado adverso de una empresa o negocio”. El error se vive como un fracaso. Nada más lejos de la verdad. El error se puede subsanar y una fuente inagotable de aprendizaje. Edison nunca se desanimó en las 1000 pruebas que realizó antes de inventar la electricidad. Para él fueron 1000 formas de cómo no había que hacerlo. El fracaso se produce cuando no se consiguen las metas. EL FRACASO también es un hecho, pero es relativo, y desde luego, no es irreversible. No debemos temer al fracaso. Siempre podemos volverlo a intentar.

ten-miedo-a-no-intentarlo-no-al-fracaso

Quejarse/Reclamar

Como en el coaching consideramos que todas las personas son responsables de sus circunstancias, atajamos la queja estéril e inútil. La queja nos convierte en niños o niñas que reclama que le proporcionen lo que por ella misma no puede conseguirlo. La reclamación, por el contrario, es un acto de madurez que nos lleva a responsabilizarnos de nuestras circunstancias. Mediante la reclamación nos convertimos en protagonistas de nuestro destino. Actuamos frente a la queja. La reclamación se manifiesta mediante una sana asertividad. La queja suele manifestarse presa de las emociones negativas.


Podemos seguir conversando. ¡Contáctanos!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter (@coachingfactor).

Recuerda que tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

¡Gracias por la visita y por la difusión!

 Desde el co-razón de Bilbao

 

La intuición ante la incertidumbre

einstein  “No debemos acabar convirtiendo al intelecto en un dios. Es evidente que su musculatura es muy poderosa, pero carece de personalidad. Y es que su función no es tanto la de dirigir, como la de servir”.

Albert Einstein, una de las mentes más prodigiosas del siglo XX, entendía que las emociones eran parte de la razón, y que esta última en cualquier caso, no se basa exclusivamente en la mente analítica.

En estos tiempos de incertidumbre, más que nunca, debemos guiarnos además de los datos, de la intuición. De eso que se llama “corazonada“. Las investigaciones neurológicas han demostrado que la memoria emocional (sabiduría vital) facilita y nos capacita para juzgar adecuadamente la información. Según los últimos estudios científicos, las emociones no se oponen a la razón, sino que forman parte de ella; los sentimientos contribuyen a dar sentido a los datos y a mejorar la toma de decisiones.

En el libro “El líder resonante” de Goleman, Boyatzis y McKee, se recoge un fragmento de una declaración del director general de Capital One, Richard Fairbank, en la que se refuerza el valor de la intuición:

“Descubrir una estrategia visionaria en la que uno crea es una cuestión muy intuitiva. Hay muchas cosas que el líder no podrá predecir si se circunscribe exclusivamente a los datos racionales. No hay modo alguno de saber lo que uno necesitará dentro de tres años pero lo cierto es que, si no empieza ahora mismo, difícilmente dispondrá de ello cuando lo necesite. Aunque nuestra empresa contrate a brillantes analistas de datos y tengamos uno de los mayores bancos de datos de Oracle del mundo, cuando acaba la jornada me doy cuenta de que lo único que hacen todo esos datos es llevarnos de nuevo al límite de la incertidumbre”.

Hoy en día más que nunca la organizaciones necesitan de líderes que se manejen bien con los datos y con las emociones, las que les ayudarán a tomar decisiones más acertadas y la motivación suficiente para llevarlas a cabo.

En este sentido, terminamos con otra cita de Albert Einstein:

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica: LA VOLUNTAD

 

Suscríbete a nuestros posts


El uso de la intuición en un coach, según la ICF

intuición vs impulso Una de las habilidades del coach es saberse guiar por la intuición. Una intuición reflexiva, basada en la observación profunda e integral de los datos, expresiones, gestos que va aportando el propio cliente. Es esa intuición la que proporciona al coach la palanca para ayudar al cliente a encontrar nuevas perspectivas y opciones de cambio, acordes con su ser, pensar y sentir genuino, que le acercan a la consecución de su objetivo.

Según la RAE, intuición es la “facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento”.

En Coaching Factory no compartimos necesariamente esta definición. Consideramos que existe una detección de información variada que emana del coachee (cliente), que llega directamente a la parte inconsciente del cerebro del coach. La intuición es algo que a pesar de no ser en absoluto razonado, es muy razonable ya que está basada en hechos. En el coach, esta intuición viene dada de la conjunción de una serie de factores, señales, imágenes, palabras, gestos, postura corporal, silencios, energía… que permite llevar al coach a percibir una verdad escondida, soterrada, ignorada y no consciente en el cliente.

En la International Coach Federation (ICF de aquí en adelante) han publicado un extraordinario manual para el coach o para aquellas personas que estén interesadas en profundizar sobre el conocimiento del coaching, “Competencias de coaching aplicadas“, donde se hace hincapié en la importancia del uso de la intuición, como manifestación de la presencia total del coach en la sesión con su cliente. Sobre la capacidad de estar presente, en el aquí y ahora, hablaremos en otro post.

¿Qué significa aplicar la intuición en la relación de coaching?

“Significa que el coach puede interpretar información que no está directamente relacionada con lo que expresó verbalmente el cliente, sino que se vincula con aquello que no dijo, con el tono en cómo lo dijo, con el lenguaje corporal y otras señales energéticas que hacen que el coach se dé cuenta de algo sin tener información concreta y precisa. La intuición es una manera de saber algo sin saber cómo lo sabemos… No es por lo que el cliente dijo, sino, tal vez, por lo que no dijo. Un silencio puede estar dándonos información. O porque conocemos el pasado del cliente y lo asociamos a algo que acaba de suceder. Esa información intuitiva puede ayudarnos a hacer preguntas que abran nuevas posibilidades. Es lo que llamamos “corazonadas”.

Un coach con experiencia no le teme a seguir sus corazonadas. No tiene miedo de equivocarse, ni de hacer preguntas que puedan poner incómodo al cliente, siempre y cuando el cliente esté dispuesto a ir en esa dirección. Con respeto, el coach puede invitar a su cliente a ir a lugares que nunca exploró, pero siempre con su consentimiento y aprobación. El coach experimentado está abierto a correr riesgos y a saber que no sabe.”

Suscríbete a nuestros posts