Entrenando la voluntad

Share Button

agradecimiento-satisfacción-amor

Entrenando la voluntad. Así hemos denominado al reto que las ranitas han llevado a cabo durante los últimos 30 días. ¿La naturaleza del reto? Fitness. Una excusa para entrenar la voluntad.

La palabra voluntad viene del verbo en latín “volo/velle” que significa querer, desear, e incluso del verbo en griego “elpis” que significa esperanza.

Entrenar significa “preparar o adiestrar física, técnica y psíquicamente a personas o animales, especialmente para mejorar el dominio de un deporte“.

En coaching hablamos de entrenar habilidades, y en Coaching Factory, hablamos de entrenar la voluntad. En una de las sesiones, una clienta me confesó que literalmente odiaba la expresión “no tienes fuerza de voluntad”. Y añadió: “¿Y cuando quieres pero no puedes evitar incorporar ciertos hábitos o dejar otros que te alejan de tu objetivo o que te perjudican?”

Me dejó pensativa. Reflexioné. La voluntad no se trata de fuerza. Se trata de ejercitar un hábito, en coherencia con tus valores y tus necesidades. El hábito debe ser automatizado, realizarse sin necesidad de ser procesado. Debes fluir con él, no esforzarte por adquirirlo.

Es imposible tener fuerza de voluntad sino sabemos para qué y si no está alineada con nuestras necesidades y mucho menos con nuestros valores.

Por eso desde Coaching Factory nos parece simplista la fórmula de 21 días o 30 días que asegura que es suficiente la repetición durante 3 o 4 semanas para fijar un hábito. No es algo tan superficial ni tan sencillo.

Si ese hábito no es importante ni significativo para una persona, no habrá repetición que haga cambiar a una persona o que la obligue a incorporar nuevos hábitos.

13428412_869377356500504_3981712025818034652_nFases del reto

Las ranitas nos han acompañado en el reto y han pasado por varias etapas:

  1. La euforia inicial va sutilmente acompañada de incredulidad. En el fondo, no creían ser capaces. ¡Son tantas veces las que han fallado con anterioridad!
  2. Enfado y frustración. Enfado porque cuesta cumplir el reto. Frustración por las veces que no lo han cumplido.
  3. Resistencia al esfuerzo.
  4. Satisfacción por haber sido capaz de continuar con el reto.
  5. Nuevamente incredulidad por ver que cada vez les cuesta menos cumplir con las exigencias del reto.
  6. Orgullo por revelarse ante la inercia de la atracción de la zona de confort y ser capaces de cumplir el reto.

¿Por qué continuaron las ranitas con el reto?

  • Porque venían tras un trabajo de introspección tras el cual descubrieron los valores que las conectaban con el reto.
  • Porque no era impuesto. Era voluntario.
  • Porque había un compromiso público.
  • Porque había habido intentos fallidos con anterioridad y a la enésima va la vencida

Este post no es un post más sobre hábitos y la fuerza de la voluntad. No hay recetas. Sólo busca dentro de ti y pregúntate qué valores responden al hábito que quieres adoptar. Sin trampas. El corazón y las tripas se revelarán si intentas engañarlas.

Post relacionados

Te invitamos a leer estos posts:

Los valores no son un cuento: http://www.blog.coachingfactory.es/los-valores-no-son-un-cuento/

Salir de la zona de confort: http://www.blog.coachingfactory.es/salir-de-tu-zona-de-confort/

13241272_855779441193629_7532394268558867163_n

Así comenzamos el reto y con esta imagen finalizamos este post


CONTÁCTANOS A TRAVÉS DE LA WEB, por teléfono (637 772 983) o e-mail: INFO@COACHINGFACTORY.ES

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook.

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos!

Desde el co-razón de Bilbao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *