¡Sorpresa! La sexta emoción

Sorpresa en los niños

Sorpresa, la sexta emoción. La emoción olvidada. Se reconocen cinco emociones básicas: la tristeza, la alegría, la ira, el miedo y el asco. La sorpresa no es reconocida en sí misma unánimemente como una emoción.

Sorpresa, impresión producida por algo imprevisto. La sorpresa se siente de manera inesperada durante un breve instante. Es espontánea e inesperada. Genera a continuación un sentimiento que puede ser neutral, agradable o desagradable. Puede dar paso a las diferentes emociones: miedo, alegría, asco, ira o tristeza.

La sorpresa, imprescindible para el crecimiento

Para mí, es indudablemente una emoción básica e imprescindible para el crecimiento del ser humano. Somos seres que necesitamos amor, y tan fuerte como nuestro instinto de supervivencia, es nuestra innata necesidad de aprender y crecer.

Tan fuerte como nuestro instinto de supervivencia, es nuestra innata necesidad de aprender y crecer

El amor y el conocimiento. Los dos grandes motores de la vida. Hay quien asegura que nuestro impulso por conocer, entender, comprender y saber es incluso más fuerte que el deseo sexual.

No sé si será cierto, pero cuando lo escuché me produjo sorpresa, además de risas en el auditorio. Esa aseveración se quedó fija en mi memoria.

El amor y el conocimiento. Los dos grandes motores de la vida

Precisamente, la neurociencia, tras  años de investigación sobre el funcionamiento del cerebro y sus conexiones neuronales ha determinado que la sorpresa es fundamental en el proceso de aprendizaje. Los estudios sobre cómo aprende el cerebro han concluido que la emoción y la sorpresa están relacionadas con la activación de una amígdala del sistema límbico que se aviva ante los acontecimientos que considera importantes, consolidándolos como recuerdos más duraderos.

¿Cuál fue la última vez que te sorprendiste? ¿Y en la que sorprendiste a alguien?

Los niños y niñas tienen que aprender mucho en poco tiempo. Es su capacidad de asombro, de descubrir algo nuevo, de percibir la novedad, lo que les ayuda a prestar atención y mostrar interés por lo nuevo. Esta emoción les ayuda a fijar en su memoria toda la nueva información. Podríamos pensar que al hacernos mayores perdemos la capacidad de asombro. Yo opino todo lo contrario. Cuanto más sabemos y entendemos, mayor capacidad de sorpresa desarrollamos.

Te propongo que en los próximos diez minutos ejercites tu capacidad de asombro. Mira a tu alrededor y pregúntate:

¿Qué es esto? ¿Para qué sirve? ¿Por qué está aquí? ¿Por qué tiene ese color y no otro? ¿Qué hace esto aquí? ¿Por qué está aquí y no en otro sitio?

Tócalo. Obsérvalo. Huélelo.

Tal vez y sólo tal vez, te sorprendas. No dejes de sorprenderte. A la vuelta de la esquina, en el próximo minuto puedes aprender algo nuevo. Depende de ti. Depende de las preguntas que te hagas.

La sorpresa es básica. Seamos nosotros también básicos. Como los niños y niñas que se dejan sorprender por la vida. Sorpréndeme y cuéntame cuál ha sido tu sorpresa favorita.

Post relacionados

Despedirse de la tristeza

Oda a la tristeza


 

 

Si quieres embarcarte a vivir de una manera plena, si estás interesada en un proceso de cambio, ponte en contacto a través de la web, por teléfono (637 772 983) o email info@coachingfactory.es

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook (amaia.agirrecf)

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos!

Desde el co-razón de Bilbao

El Club de las Cometas da sus primeros pasos

cometaEl Club de las Cometas ya ha lanzado al aire su primera meta. El pasado día 29 de octubre, nos juntamos las primeras cometas para compartir y co-crear nuestros sueños. En un entorno muy especial, ikashub, un local con un gran escaparate para mostrar todo lo que se cocina en su interior: conocimientos, reflexiones, conversaciones, talleres, dinámicas, encuentros.

Ikashub es un laboratorio de co-aprendizaje, y el Club de las Cometas es una experiencia de co-creación y co-laboración, para compartir, motivar y ayudarnos unos a otros a lanzar nuestras metas al cielo. En el anterior post El Club de las cometas, taller para la co-creación de tus metas, ya expuse el objetivo de esta iniciativa, las cualidades de sus miembros y los requisitos para ser admitidos en este “selecto” Club.

Los beneficios de pensar en metas

Coaching Factory toma la temperatura a cada una de sus sesiones. Calculamos la media y como veis en la imagen, el Club de las Cometas elevó los niveles energéticos tanto mentales como emocionales, y no cansó a nadie.

Todo son beneficios. ¿A qué esperáis para inscribiros en este Club?

Los-beneficios-de-pensar-en-metas

¿Qué te llevas del Club de las Cometas?

Nos gusta saber lo que se llevan las personas con quienes compartimos momentos y experiencias. ¿Tu mochila se va más llena de conocimientos, inquietudes, ilusión o motivación? Esta es la respuesta de las cometas que participaron en este primer encuentro del Club de las Cometas.

Qué-te-llevas-del-Club-de-las-Co-metas

En este encuentro de inauguración del Club de las Cometas aprendimos la diferencia entre objetivos vagos y objetivos SMART,  los que te impulsan a la acción.

Reflexionamos sobre la rueda de la vida: qué ámbitos son importantes en tu vida, en cuál de ellos se engloba tu meta, y qué repercusión tiene en las demás áreas de tu vida. En Coaching Factory le damos mucha importancia a una vida equilibrada y coherente. Por ello, invitamos a reflexionar sobre nuestras prioridades y nuestros valores antes de emprender el camino.

Propusimos la elaboración de un mandala para ayudarles a la visualización de sus metas: qué quieres conseguir, para qué, con quién irás, a quién necesitas, cómo te sentirás cuando la consigas, y con quién celebrarás tu éxito y a quién agradecerás.

Un momento de la presentación del Club de las Cometas

Un momento de la presentación del Club de las Cometas

Las-primeras-cometas-en-una-de-las-dinámicas

Las primeras cometas en una de las dinámicas

 

¿Te apetece apuntarte al Club y echar a volar tu meta?

primeros-pasos-del-club-de-las-co-metas

Te proponemos entrar a formar parte del Club de las Co-Metas. Un club en el que aprenderemos a identificar nuestras metas, a co-crearlas para que puedan tener más oportunidades de éxito. Entre todas las cometas, nos ayudaremos a diseñar nuestro futuro, un futuro de Co-Metas. 

¿Te atreves a SOÑAR alto y a lanzar tu COMETA al aire? 

¿Dónde mejor que en ikashub? Conocemos a sus fundadores antes de que su meta alzara el vuelo. Coaching Factory quiere ser parte de este proyecto de CO-APRENDIZAJE.

Os esperamos el próximo miércoles, 12 de noviembre, de 19:30 a 20:45 (Ikashub: Barrainkua 9, perpendicular con Alameda Recalde)

Si queréis acudir, inscribiros en: info@ikashub.net


Podemos seguir conversando. ¡Contáctanos!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Facebook  y en Twitter (@coachingfactor).

Recuerda que tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

¡Gracias por la visita y por la difusión!

Desde el co-razón de Bilbao

 

 

Otoño, a vueltas con la cosecha interna

Momento mágico en Bundi. Sorprendida y agradecida.

Momento mágico en Bundi. Sorprendida y agradecida. Momento que guardo como un tesoro en mi cosecha interna. En el otoño de la vida me gustará mirar esta foto.

El otoño ya está aquí y llegó acompañado de lluvias, para no defraudar. Una nueva estación, un nuevo ciclo. Una de mis estaciones favoritas. La identifico con nuevas oportunidades. Me siento de nuevo niña, impaciente por volver a clase, con su estuche y sus pinturas nuevas, inquieta por conocer a su nueva “andereño” o “maisu”, sintiéndose importante porque comenzaba un curso superior (¡5º de EGB!), deseosa de aprender nuevas cosas (¡multiplicar, dividir con dos dígitos, y por fin, inglés…!). Esta ilusión y cosquilleo en el estómago se mantienen e incluso se han agudizado desde que comencé la aventura del emprendimiento y creamos Coaching Factory junto con María García.

El otoño es época de los nuevos propósitos. Me gusta el otoño. Lo vivo con emoción. Comenzamos descansados tras las vacaciones, con nuevas experiencias acumuladas y nuevos rincones descubiertos. Incluso volvemos con nuevos aprendizajes como los que compartió María García en el anterior post, “A vueltas con el síndrome post-vacacional“.

El otoño es época de contrastes. Por una parte, es el tiempo de recoger, de las grandes cosechas, y por otra parte, es el tiempo de preparar. Preparar la tierra para poder plantar en primavera, y prepararse para el largo invierno.

El otoño es época de equilibrio. Esta estación comienza con el equinoccio otoñal, cuando el día y la noche tienen la misma duración. ¿No es hermoso? ¡El equilibrio! Una vez que pasa el equinoccio de otoño, las noches se vuelven más largas y la temperatura comienza a bajar. Nos preparamos para el invierno. y, como tal, el otoño es considerado la estación del balance, una época durante la cual puedes restaurar el equilibrio en tu propia vida.

El otoño también es época del reconocimiento y agradecimiento. Es en esta época cuando todas las culturas del hemisferio norte honramos a nuestros seres queridos que ya no se encuentran con nosotros y a nuestros antepasados. En la cultura anglosajona celebran igualmente el Día de Acción de Gracias “Thanks giving”.

A vueltas con la cosecha interna

Mi cosecha interna, refiriéndome a todos los logros, experiencias y aprendizajes obtenidos a lo largo de este año.

¿Cuál ha sido mi cosecha interna?

¿He obtenido los frutos que esperaba?

¿Puedo hacer algo para obtener más o mejorar la recolecta?

¿Qué más me gustaría y cómo puedo ir preparando el terreno?

A vueltas con la gratitud y el reconocimiento

El otoño es época de reconocerTE y reconocer a los demás, sus aportaciones y tus logros. Te proponemos que realices la siguiente lista:

Apunta diez personas quienes han contribuido en tu crecimiento, en tu felicidad, en tu seguridad en tu bienestar. Házselo saber  (por escrito, cara a cara o mentalmente).
Apunta diez logros que has conseguido este año y reconócetelo. Celebra cada uno de ellos e incluso date un capricho por cada uno de tus logros (desde una palmadita, a un salto de alegría, a una cena especial, un bombón… cualquier detalle valdrá).
¿Que en la cuenta te salen también fracasos? ¡Perfecto!

Haz una lista de 10 cosas aprendidas y que nunca volverás a repetir.
¿Que todavía te quedan metas por conseguir? ¡Enhorabuena! Todavía tienes 3 meses para que termine este año. ¡Aún te queda tiempo!

Haz una lista de 10 cosas que debes hacer para conseguirlas. ¡Recuerda que la tierra también se prepara ahora para la primavera! No estáis solos. Contáis con familiares, amistades, compañeros y compañeras, socios, socias, y grandes profesionales como Coaching Factory para ayudaros 😉

Otoño, tiempo de cosecha y tiempo de siembra. Porque todo cambia. Podríamos haber terminado este post con las cuatro estaciones de Vivaldi con la que dimos la bienvenida en facebook, pero preferimos finalizar con una canción mítica de Mercedes Sosa, “Todo cambia”.

Podemos seguir conversando. ¡Contáctanos!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, puedes seguirnos en Facebook ( @CoachingFactoryTeam ) y en Twitter (@coachingfactor).

Recuerda que tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

¡Gracias por la visita y por la difusión!

Ser MEJOR frente a ser… EL MEJOR

Juanjo San Sebastián recoge todas sus vivencias y lecciones aprendidas en la montaña en este libro, Cita con la cumbre

Juanjo San Sebastián recoge todas sus vivencias y lecciones aprendidas en la montaña en este libro, Cita con la cumbre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El K2, conocida como la montaña salvaje debido a la dificultad de ascenderla y por ser la segunda en porcentaje de fatalidades entre los “ochomiles“, ha marcado la vida del conocido montañero bilbaíno, Juanjo San Sebastián, miembro del mítico programa de televisión Al filo de lo imposible.

Una de cada cuatro personas que han alcanzado la cumbre, han muerto intentándolo. ¿Qué es lo que les empuja a estas personas a intentar escalar esta cima?

Juanjo nos lo desvela en la conferencia organizada por Aritz Urresti en la Cúpula del Teatro Campos.

“Cuando tienes veintitantos, como tenía yo cuando lo intenté por primera vez fue por osadía. Me propusieron participar en la expedición. No podía decir que no. Era un reto, una oportunidad. A esa edad no puedes decir que no a empresas difíciles, a imposibles…

Ahora bien, cuando te lo vuelven a proponer una década más tarde… ¿Qué es lo que te conduce a decir que sí a tus 38 años, con un largo recorrido, y sabiendo de los peligros que entraña? He de reconocerlo: fue la envidia. Un gran amigo iba a ir. Y pensé… ¿y si él lo consigue? Después de haber compartido tantas cordadas con él, no puedo dejar que él corone finalmente el K2 sin mí”.

Estos dos amigos consiguieron ollar la cima del K2, pero uno no regresó jamás. Se quedó para siempre en la impresionante ladera de la montaña salvaje, en la cordillera del Karakórum.

La historia de esta expedición cuenta con los elementos de una impresionante historia épica, en la que se entrelaza el éxito, un accidente mortal, la gesta heroica en la que todos los miembros del equipo pusieron en riesgo sus vidas por salvar a un compañero.

Finalmente, no consiguieron mantenerlo con vida. Atxo Apellániz murió “como un pajarito” rodeado de sus amigos.

“Ahora hay quien dice que el esfuerzo no sirvió para nada. Que nos arriesgamos para nada. Y yo digo que sí. Que sirvió para mucho. Atxo murió acompañado, hablando con sus amigos, al abrigo de una tienda de campaña; no sólo bajo el cielo”.

“Creíamos que lo hacíamos por él. Pero ahora sé que lo hicimos por nosotros. No nos lo podríamos haber perdonado de no haberlo intentado”.

Más que una historia de  superación y gestas épicas con la montaña de fondo, me ha ganado la profundidad de las lecciones aprendidas que expone con fuerza, humor y humildad en sus conferencias. Sabias palabras que comparte con quien quiere escucharle, sabias lecciones que procura inculcar a su hijo.

“El mayor elemento cohesionador de un equipo, es compartir un gran objetivo, casi inalcanzable”.

“La pasión es sólo humana. No es irracional. Proviene de órdenes del cerebro”.

“Jon, hijo, siempre que he sido feliz, he estado muy cansado”.

“Los momentos felices son muy fugaces frente al largo camino emprendido para lograrlos. Por eso son tan valiosos”.

“Me alegro de tener memoria, porque no quiero olvidar nada. No quiero olvidar a Atxo ni a personas como él, aunque su ausencia produzca dolor”.

De entre todas las frases que fue desgranando a lo largo de su charla, la que más me impactó por su brevedad y contundencia fue la siguiente.

“Tras perder a un amigo en el K2, y que me amputasen los dedos de la mano, aprendí que ya no quiero SER EL MEJOR. Simplemente, quiero SER MEJOR“.

Tras la conferencia de Juanjo San Sebastián, compartimos un agradable lunch y un improvisado juego de magia. Entrañable velada.Tras la conferencia de Juanjo San Sebastián, compartimos un agradable lunch y un improvisado juego de magia. Entrañable velada.

 

 

 

 

 

 

 
Suscríbete a nuestros posts