La Sanjuanada, ritual para el cambio

“Dicen que la noche de San Juan es la más fecunda en supersticiones y sortilegios, en rituales mágicos y adivinaciones”. Dicen que estos ritos conjuran a las “meigas” y “sorgiñes” para conseguir lo que pidamos en esta noche.

¿Qué pides tú?

Ya nuestros antepasados sabían que para que venga algo (bueno) nuevo, era necesario deshacerse de algo (malo).

¿Qué debes descargar, dejar atrás, dejar morir?

¿Qué está a punto de emerger? ¿Qué necesitas?

En los rituales de la noche de San Juán, como la Sanjuanada, predomina el elemento fuego, como destructor del mal.

Gracias a las virtudes del fuego de la noche de San Juan, se nos libera de lo malo y se nos conceden nuestros sueños.

¿Con qué sueñas tú?

Pasado y futuro convergen en la noche más corta del año, al comienzo del verano. Piensa bien lo que pides mientras contemplas la hoguera de la Sanjuanada.

¿Qué quieres quemar y dejar atrás?

¿Qué quieres que surja y emerja nuevo o “de nuevo” en ti?

Te pedí que lo pensases. Pero el fuego no sabe de razones. La intuición es el atributo por excelencia del elemento fuego. Por ello, te reformulo las preguntas. Cierra los ojos, respira profundamente, céntrate en la respiración y al exhalar, siente las respuestas, sin pasarlas por el filtro del pensamiento:

¿Qué has sentido que sobra?

¿Qué sientes que se ha muerto en ti?

¿Qué sientes que viene?

¿Qué anhelas que emerja en ti?

 

Post relacionado(s):

Las cometas y la teoría U en el Global Innovation Day

Fin del período de hibernación

Nota: Germen de este post, la lectura de La noche de San Juan, que recoge una instructiva dinámica.


Para estar al tanto de nuestros artículos, puedes seguirnos en Twitter (@coachingfactor) o facebook (@coachingfactoryteam).

Tienes toda la información sobre Coaching Factory en nuestra página web (http://www.coachingfactory.es)

Podemos seguir conversando ¡Contáctanos! CONTÁCTANOS A TRAVÉS DE LA WEB, por teléfono (637 772 983) o e-mail: info@coachingfactory.es

Desde el co-razón de Bilbao

La intuición ante la incertidumbre

einstein  “No debemos acabar convirtiendo al intelecto en un dios. Es evidente que su musculatura es muy poderosa, pero carece de personalidad. Y es que su función no es tanto la de dirigir, como la de servir”.

Albert Einstein, una de las mentes más prodigiosas del siglo XX, entendía que las emociones eran parte de la razón, y que esta última en cualquier caso, no se basa exclusivamente en la mente analítica.

En estos tiempos de incertidumbre, más que nunca, debemos guiarnos además de los datos, de la intuición. De eso que se llama “corazonada“. Las investigaciones neurológicas han demostrado que la memoria emocional (sabiduría vital) facilita y nos capacita para juzgar adecuadamente la información. Según los últimos estudios científicos, las emociones no se oponen a la razón, sino que forman parte de ella; los sentimientos contribuyen a dar sentido a los datos y a mejorar la toma de decisiones.

En el libro “El líder resonante” de Goleman, Boyatzis y McKee, se recoge un fragmento de una declaración del director general de Capital One, Richard Fairbank, en la que se refuerza el valor de la intuición:

“Descubrir una estrategia visionaria en la que uno crea es una cuestión muy intuitiva. Hay muchas cosas que el líder no podrá predecir si se circunscribe exclusivamente a los datos racionales. No hay modo alguno de saber lo que uno necesitará dentro de tres años pero lo cierto es que, si no empieza ahora mismo, difícilmente dispondrá de ello cuando lo necesite. Aunque nuestra empresa contrate a brillantes analistas de datos y tengamos uno de los mayores bancos de datos de Oracle del mundo, cuando acaba la jornada me doy cuenta de que lo único que hacen todo esos datos es llevarnos de nuevo al límite de la incertidumbre”.

Hoy en día más que nunca la organizaciones necesitan de líderes que se manejen bien con los datos y con las emociones, las que les ayudarán a tomar decisiones más acertadas y la motivación suficiente para llevarlas a cabo.

En este sentido, terminamos con otra cita de Albert Einstein:

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica: LA VOLUNTAD

 

Suscríbete a nuestros posts